Facebook Latitidine 40

Cambiando el rumbo: cambiar de vida es fácil si sabes como hacerlo

descubrir colombia

Vuela Café presenta Los colores de Colombia

Vuela Café presenta Los colore de Colombia

Duración: 15 días / 13 noches

Los colores de Colombia entran por los ojos para robar el alma: un viaje fascinante a través de aromas, sabores, cultura y naturaleza, organizado por Vuela Café. 

¡Conocer Colombia es como entrar en un caleidoscopio de sensaciones que están siempre en movimiento y que nunca se sacian!

Un país que apenas ha recuperado una identidad en peligro por el narcotráfico y que hoy, sin embargo, ha podido redescubrir su verdadera cara, hecha de historia, naturaleza exuberante y rica en colores, sonidos y perfumes.

Proponemos un itinerario para descubrir una de las áreas menos conocidas de Colombia, el Chocó, donde sentirse como el nuevo Robinson Crusoe, cuyos pies se hunden en la arena y se dejan acariciar por el mar y los ojos se pierden en el verde de la selva.

Desde la Bogotá moderna, a través de los valles de Salento, hasta el triángulo del café, pasando por Medellín, quizás la ciudad que más que ninguna otra ha renacido de sus cenizas, llegando finalmente hasta la región del Chocó.

Aquí, donde se mezclan la selva y el océano, en un abrazo que se renueva todos los días en cada marea, lugares salvajes, con vista al Océano en el noroeste de Colombia, en su mayoría sin carreteras o rutas de acceso importantes.

Es una de las zonas más prístinas de Colombia y con la mayor biodiversidad, donde la marea baja crea nuevas playas cada día y luego desaparece después de tan solo seis horas. En 2016, se firmó el acuerdo entre el Gobierno y las guerrillas de las FARC que puso fin a una larga guerra, que ha durado más de 50 años, que ha empobrecido al país y especialmente a estas áreas que hoy buscan abrirse a un turismo más responsable, involucrando a las comunidades locales.

La primera parada es Nuquí, un pueblo tranquilo que domina el Pacífico, con kilómetros de hermosas playas y la jungla, la reina indiscutible, que la protege con su exuberante vegetación tan similar a la del Amazonas.

Parece un lugar fuera del tiempo, con casi todas las casas con techos de paja, sin automóviles y sin Internet, solo la mirada de la gente local en la que leen una aceptación tranquila de su forma de vida alegre y donde el concepto de modernidad tal como lo entendemos está fuera de sus esquemas.

En Guachalito, acostado en hamacas incluso durante la noche, no tiene que hacer nada más que escuchar los sonidos atemporales de las olas que se reflejan en la playa o, a poca distancia, el grito agudo de los monos aulladores que juegan en los árboles, listos para saltar de una rama a otra en un círculo continuo.

Al atardecer, cuando el mar abraza la playa en un baile ligero, los colores del cielo y el agua se juntan y se mezclan en un arco iris que se repite todos los días, mientras el sol regresa a su cama para dejar espacio para la luna y las estrellas.

En estas playas, entre julio y septiembre / octubre, las ballenas llegan listas para aparearse y dar a luz a sus cachorros, ¡una experiencia emocionante que realizan al menos una vez en su vida!

Estos mamíferos gigantes entran y salen del agua, suaves y sinuosos, bucean, desaparecen y reaparecen, y sus “bocanadas” se parecen a los lapilli de un volcán en erupción, pero duran solo unos segundos.

Este itinerario ciertamente no es fácil debido a lo modesto pero por esta razón más real.

El canto de las ballenas, el mar, las olas, los sonidos de la jungla, los cielos estrellados, la bioluminiscencia que durante la noche crea chispas de luz: un lugar para perderse, un aliento que da fuerza al alma.

Un viaje que nos lleva a una dimensión espacio-temporal con contornos inusuales y donde el tiempo está marcado por la salida del sol, la puesta del sol, las mareas. ¡El sentido de la dicha es infinito y cada pensamiento se va volando!

INFORMACIÓN SOBRE CHOCO Y LA COMUNIDAD RURAL

El pueblo chocoano resistió el conflicto armado durante mucho tiempo sin perder nunca su identidad. Hoy, la comunidad rural  está reconstruyendo su vida y el turismo ecológico se ha convertido en el pilar de ese sueño.

La nueva fuente derivada del turismo es un beneficio para todas las comunidades de Nuquí-Chocó: Joví, Termales, Panguí, Tribugá, Arusí, Playa Blanca y Guachalito.

También es un apoyo económico para el sector del transporte (botes y motocicletas), alimentos, guías locales de la asociación de Pichindé en Joví y COCOTER en Termales, hoteles y ecolodges, artesanos, música y danza tradicional de la comunidad de Panguí y Nuquí.